Israel Shamir

The Fighting Optimist

Angeles y Demonios

Ya sabíamos que no está bien  endiosarnos; ahora ya es tiempo  además de aprender a no demonizar al prójimo.

La demonización del enemigo es un invento relativamente reciente. En los  buenos tiempos de antaño, la gente se peleaba pero después  se hacía amiga, y después se volvía a pelear, como los valientes héroes de la Ilíada o  como los briosos caballeros del rey Arturo. Los guerreros que combatían y se mataban los unos a los otros, beberán luego la ambrosía y se desafiarán en la misma mesa en el Valhala.

Por cierto, el Antiguo Testamento se esmera en contarnos  de Josué que fue el primer rey que inauguró un  tribunal de Nuremberg, matando a cinco reyes cautivos, siempre en nombre del Señor, porque   “odiaban a los judíos y pelaban contra ellos” (Josué 10). Pero, desde el tiempo de Josué, y hasta el siglo 20, a los reyes derrotados como enemigos no se les ajusticiaba, y una buena pelea no tenía mucho que ver con el odio. Las guerras ideológicas por la fe, -las Cruzadas- no eran excepcionales desde este punto de vista, pues ni los guerreros musulmanes ni los cristianos olvidaban que eran tan humanos como sus enemigos. Don Rodrigo de Vivar, el famoso Cid estuvo al servicio del rey de Castilla y del emir de Zaragoza; la pagana Clorinda fue la heroína de la Jerusalén liberada de Torcuato Tasso. En la famosa boda que tuvo lugar en el castillo asediado de Kerak, los cruzados habían enviado al turco Saladino, que los asediaba, una tajada del pastel de bodas, y Saladino por su parte  preguntó en qué torre iban a dormir los recién casados, para que su  ejército desviara sus catapultas hacia otra parte. El príncipe Igor, de la Rusia de Kiev, atacó a los Kipchaks, la gente de la meseta, fue derrotado y capturado, pero estando preso se casó con la hija del Kan (el Rey) Kipchak. En el siglo XIX, Goethe de Germania y Lermontov de Rusia admiraron a Napoleón, quien era enemigo de sus países, mientras Kamal y el hijo del coronel intercambiaban regalos después de intercambiar tiros en el Fort Bukloh lo que se evoca en la balada de Kipling.

Las cosas empezaron a cambiar hace unos cien años, con el advenimiento de la democracia y los medios masivos, porque surgió la necesidad de convencer a un montón de gente de que la guerra es algo necesario y justificado. La simplificación de “buenos o malvados” a lo Hollywood sustituyó la vieja división entre amigo y enemigo, y el enemigo se convirtió en el malo, intrínseca e irremediablemente malo. Esto fue una mala noticia, porque un enemigo se puede convertir en un amigo, pero un malvado no puede volverse bueno. Había que matarlo, y, efectivamente, se le solía matar a plena luz del día. La admiración por el enemigo se volvió imposible; cada guerra se convirtió en una guerra entre “hijos de la luz” versus “hijos de la oscuridad. En semejante guerra, no cabe la compasión, se exige la crueldad hacia los civiles.

Un brote serio de demonización del enemigo fue implementado por los medios angloamericanos  con vistas a lograr empujar  a la reticente América  a la primera guerra mundial  contra Alemania, logro que fue prometido por [el judío] Weitzman al  inglés Lord Balfour a cambio del apoyo de éste de entregar  Palestina a los judíos sionistas. En palabras de Benjamín Freedman, “después que los sionistas vieron la posibilidad de apoderarse de Palestina, todo cambió, como un semáforo que pasa de la luz roja a la verde. [En Estados Unidos,] dónde los diarios habían estado a favor de Alemania, casi unánimemente, de golpe los alemanes dejaron de ser buenos, de golpe se convirtieron en los malos. Eran los Hunos, asesinaban a las enfermeras de la Cruz Roja y le cortaban las manos a los niños de teta.” [http://www.israeliwatch.com/2007/02/01/a-jewish-defector-warns-america/]

A los alemanes se los acusó de hacer jabón con los soldados británicos (pues sí, el cuento de Nuremberg acerca del jabón humano no era más que un refrito del viejo disparate), de atravesar a los nenes de Bélgica con sus bayonetas (esto lo volvieron a escenificar en 1991 cuando a los iraquíes se les acusó de sacar a los recién nacidos de Kuwait fuera de sus incubadoras), de hundir a un buque de pasajeros (cargado con municiones, pero esto se consideró una atrocidad, treinta años antes de la destrucción de Dresden). Hay un afiche  de tiempos de guerra que muestra al alemán arquetípico con facha de horrible gorila secuestrando  a una doncella rubia, como un precursor de King Kong.

La demonización de los alemanes empezó a crecer en los años 1930, autorizando al boicot de los productos alemanes, con la Palestina sionista como salida de emergencia, y después de la guerra cristalizó en una nueva jerarquía del mal con Hitler encarnando a un nuevo Satanás de carne y hueso. Desde entonces, los malvados nazis aparecieron más a menudo que los mismísimos vaqueros en innumerables películas de Hollywood, y seguimos viviendo hoy en día en un mundo donde la más mínima referencia a Hitler equivale al colmo del mal.

Hoy en día, para demonizar a alguien, basta con dibujar una semejanza cualquiera con Hitler, y la cosa funcionará. Los árabes y musulmanes combaten a los judíos, por lo tanto son nazis y pueden ser considerados como encarnación del mal. En 1956, el general Macmillan describió a Jamal Abd el Nasser como un “nuevo Hitler” porque nacionalizó el canal de Suez. En 1982, Begin llamó a Yasser Arafat “el nuevo Hitler”, porque tenía que justificar su agresión y el bombardeo de Beirut. Stalin era “peor que Hitler”, según un discurso del presidente Bush. Ahora le toca a Irán, cuyo presidente suele ser evocado como el “nuevo Hitler” y su pueblo como “islamofascista”. Irónicamente, los que defienden a Irán comparan a Bush con Hitler, y a los bushistas con los nazis. Esto recuerda a Huey Long de Luisiana; cuando se le preguntó si el fascismo podría llegar hasta América, contestó: “por supuesto que sí, con la única diferencia de que se le llamará anti-fascismo”.

Hollywood produjo algunas películas de curas que exorcizan a los demonios; pueden hacer otra sobre un rabino demonizador, basándose en Shmuley Boteach, autor de un libro sobre La  necesidad de odiar el mal, quien escribiera: “Ajmadineyad es una abominación internacional que puede aspirar a ser reconocido como el hombre en vida más desbordante de odio”. Los políticos no se quedaron atrás, así por ejemplo Netanyahu: “Hitler primero se dio a conocer por una campaña mundial, y después trató de hacerse con el armamento atómico. Irán está tratando de empezar por dotarse de las armas nucleares primero.” Y Gringrich: Estamos en 1935 y Mahmud Ajmadinejad es lo más cercano a Adolf Hitler que hayamos visto jamás”.

Los israelíes se vuelven lívidos como la cera cuando se les compara con nazis. Inmediatamente empiezan una argumentación interminable para “puntualizar la diferencia”: los nazis usaban botas, nosotros llevamos zapatos, ellos graznean en alemán mientras nosotros cantamos en melódico hebreo, los nazis se oponían a los maravillosos judíos, nosotros nos oponemos a los bestiales árabes. No cabe duda que los israelíes son distintos de los nazis; tampoco que  era preferible ser un francés en la Francia ocupada por los alemanes, en vez de ser hoy un palestino en la Palestina ocupada por los judíos. Si no ha surgido ningún Céline palestino, ni un Sartre palestino o un André Gide para sentarse junto al poder ocupante, es porque la ocupación judía es mucho más insoportable que la de los propios nazis.

A los angloamericanos les gusta considerarse a sí mismos como los buenos contra los malos de Hitler. Pero hablando objetivamente, no había mucho para escoger entre ambos lados. Los angloamericanos  fueron bestias a más no poder: hicieron cenizas a Dresde, vitrificaron a Hiroshima, hambrearon a millones de alemanes. Incluso su racismo fue bastante comparable: en USA, una unión sexual entre un ario y un negro se consideraba una ofensa criminal muchos años  antes de las leyes de Nuremberg, y siguió siendo así durante muchos años después que las leyes de Nuremberg fueron anuladas [el Estado de Alabama abolió semejantes leyes recién ¡en el año 2000!].

No quiero ni siquiera empezar a hablar del bando soviético en la guerra, pues se ha convertido en un lugar común igualar a Stalin con Hitler en lo moral, y a los comunistas con los nazis, a pesar de que esta hipótesis se basa en unas pocas estadísticas locas de la guerra fría, y en realidad, el GULAG de Stalin nunca llegó a tener tantos internados como las prisiones de George Bush.

Ahora bien, la demonización es siempre cosa de bárbaros. Esta es la lección que tenemos todos que aprender ahora con todas las cosas que están pasando. Sólo un  arrogante y desalmado puede en su hybris pretender  una superioridad moral inherente, por encima de otro mortal. Por esto es que la demonización era una barbarie que no se conocía, hasta que la iglesia fue marginalizada. No es mejor demonizar la carne y la sangre que idolatrarlas. Ya sabíamos que no debemos endiosarnos; ahora es tiempo de aprender además a no demonizarnos. Seamos criaturas bendecidas con nuestros amigos, y lo mismo con nuestros enemigos. Ni somos ángeles, ni nuestros enemigos son demonios.

Si entendemos estas cosas, aprenderemos de los judíos que se han negado sabia y obstinadamente a demonizar a los suyos. Ariel Sharon fue un asesino brutal de mujeres y niños, que se supone quiso ser “un Hitler para los palestinos”; pero el New York Times de la familia Sulzberg no hizo caso a nuestras inocentes  tentativas por demonizarlo, fue bien recibido por los de arriba y la gente poderosa, y  está quedando  en la historia como un buen veterano cualquiera. Los judíos no permitieron la demonización de los responsables judíos de la policía secreta de Stalin, ni tampoco de matones judíos despiadados, sino que los mantienen en el recuerdo a todos como “hombres que amaban a sus madres judías”.

Los judíos no caen en la trampa de la demonización porque saben que cualquiera puede ser demonizado. Esta lección la da el Talmud con el ejemplo de Job, que “era perfecto y recto y temía a Dios prescindiendo del mal”. Sin embargo los sabios lo tacharon [a modo de ejercicio intelectual] de malvado, en broma. Las sagradas escrituras dicen que Job no pecó de palabra. Los sabios contestaron: “pero sí pecó mentalmente, de corazón”. Por si fuera poco, Job había dicho que “aquél que desciende al infierno no podrá volver”, con lo cual estaba “negando la resurrección de los muertos”, dijeron los talmudistas, y así sucesivamente. Así se demuestra que cualquiera puede ser demonizado, y por lo tanto a nadie se le debería demonizar.

Más aún, los judíos sabios no demonizaban ni siquiera a Satanás. ¿Por qué empujó Satanás a Dios a ensañarse con Job?, preguntó un sabio talmudista, y contestó a continuación: es que  Dios se entusiasmó con Job, y por poco se le olvida el amor de Abraham. Satanás se entrometió entonces por la mejor razón posible, para preservar el justo lugar que le corresponde a Abraham. “Cuando Satanás hubo oído esta homilía, vino y le besó los pies al sabio”, dice el Talmud (Baba Bathra 15). Esto fue sabio, porque Satanás no es igual a Dios, y tiene su lugar en los planes de El.

La falacia teológica de la demonización la entendió bien el especialista en ciencia política Carl Schmitt, católico y alemán. Se le presenta a menudo como un hombre sin escrúpulos morales; pero es porque no se le entiende bien. Para él, la distinción entre amigo y enemigo no puede descansar en la moralidad. Es una cuestión de nosotros contra los otros, no de malos contra buenos. Los dos lados son humanos, de modo que un político que los caracteriza a “ellos” como moralmente inferiores o “malos” peca de la hybris de la arrogancia, pero además está blasfemando pues niega que Dios sea el creador de todos. El poder del Señor  reina sobre todos, incluso sobre nuestros enemigos personales. Sería blasfemia tratar a nuestros enemigos como infrahumanos. Todos somos moralmente iguales, en la óptica de Schmitt, aún cuando la política hace que sea a veces “necesario” matar a los enemigos de uno, según la introducción corta, pero acertada, del filósofo americano moderno Newton Garver.

[ http://www.buffaloreport.com/2004/040630,garver.humiliation.html ]

Scout Horton se equivocó tanto en la interpretación de Schmitt que uno se puede preguntar si se trataba realmente de un yerro  [ http://balkin.blogspot.com/2005/11/return-of-carl-schmitt.html ]. Por ejemplo, escribió: “para Schmitt, la clave para la salida   exitosa de la guerra contra semejante enemigo es la demonización…. Según Schmitt, las normas de la ley internacional con respecto a los conflictos armados reflejan las ilusiones románticas de una edad caballeresca.” Es al revés: Schmitt estaba a favor de una guerra de uniformes, llevada a cabo entre dos ejércitos, donde los civiles quedan fuera de la contienda. Estaba en contra de la demonización, porque es algo inaceptable para una persona religiosa. Horton se da cuenta que su lectura de Schmitt es defectuosa, y escribe correctamente : “Schmitt expresa desde el inicio las reservas morales más severas en cuanto a su concepto de demonización. Teme que se preste a ‘altas manipulaciones políticas’ que deben evitarse a toda costa”. Utiliza a Schmitt para atacar a John Yoo, un seguidor de Bush que después se convirtió en un seguidor de  Alan Dershowitz en cuanto a autorizar la tortura, pero en vez de referirse a Dershowitz el sionista, apela a Schmitt que puede ser presentado como un “pensador nazi legal”. El objetivo (de atacar a Yoo) es válido, pero los medios (la referencia a Schmitt) son disparatados. El artículo de Horton se puede entender como una prolongación de la extrema demonización de la Alemania de los años  1930. Se refiere a Leo Strauss “admirador de toda la vida y comentarista de Carl Schmitt ante sus estudiantes” pero no logra ver la gran diferencia. Schmitt creía en Dios, mientras que Strauss carece tanto del sentido de lo divino que les resultó chocante a los sionistas en la Jerusalén de los años 1930, por su ateísmo total. De estos dos hombres, Strauss el precursor de los neo conservadores y Schmitt el pensador nazi legal, Schmitt era el que abogaba por una actitud humana hacia el enemigo, mientras que Strauss los deshumanizaba a todos sin piedad.

Horton escribe : “Carl Schmitt era un hombre racional, pero marcado por un odio a América que rayaba en lo irracional. El veía la forma en que USA trastocaba  la ley internacional como viciada por la hipocresía, y veía en la conducta Usamericana de fines del siglo XIX y principios del XX una nueva forma de imperialismo amenazante”. ¿En qué se puede calificar de irracional este planteamiento? ¿Cómo es posible que una persona del mismo lado nuestro de la barricada (como es el caso de Horton) no puede admitir que el Estado que veta cualquier resolución de condena a Israel y llama a la guerra contra Irán es el colmo de la hipocresía? ¡Si Molière se enterase, tendría que reescribir su Tartufo! La actitud de Horton, típicamente judía, según la cual “si nos critican, tiene que ser por culpa de un odio irracional” se ha convertido en la marca distintiva  del pensamiento Usamericano que germinó a partir de la demonización del enemigo.

Pues no se puede demonizar sólo a una persona y parar la cosa ahí mismo: la demonización de una persona conlleva la demonización de muchas otras más. Los ataques contra musulmanes, árabes, iraníes son la consecuencia inevitable de los ataques anteriores contra los alemanes. Por esto el columnista canadiense y judío Mordecai Richler escribió: “Los alemanes son para mí aborrecibles. Me alegro de que se bombardeara a Dresden sin ningún objetivo militar. Para mi gusto, los rusos no retuvieron y maltrataron a los prisioneros de guerra alemanes lo suficiente”.

Y el premio Nobel de la Paz, Elie Wiesel, añadió, a su vez: “Cada judío debería preservar en algún rincón de su ser íntimo, una zona de odio, odio viril y saludable, hacia lo que personifica el alemán y lo que persiste en el alma del alemán.” http://www.counterpunch.org/dasgupta07292006.html ]

A partir de ahí no había más que un paso hasta  llegar a Dan Gillerman, representante israelí en la ONU, que llamó a los combatientes de Hezbollah “animales desalmados e imposibles de diferenciar”, o al jefe del consejo israelí, Rafael Eitan, proponiendo tratar  a los palestinos como  “se trata a las cucarachas drogadas dentro de una botella”. Pero ahora, hasta los alemanes siguen alegremente este estilo de acusaciones contra su finado Führer, y se unen a la universal condena de Irán y los árabes. “El presidente Mahmud Ajmadineyad es un Adolf Hitler en pleno auge con su obstinación en un programa nuclear par Irán”, dijo la amazona anglosajonizada Angela Merkel, canciller alemana. [http://www.archive.gulfnew.com/indepth/irancrisis/more_stories/10016391.html]

Pues sí, las gentes que han padecido asaltos de hostilidad tienden a unirse al grupo y procuran ser hostiles a su vez contra otros, no es más que un rasgo humano, o tal vez simio. El encantador pintor mexicano Miguel Covarrubias menciona un caso semejante en su libro inmensamente divertido sobre Bali. En una vivienda balinesa, un mono domesticado pero iracundo se subió a un árbol y empezó a arrojar cocos por doquier. En vano los amos trataron de bajar al mono ofreciéndole caramelos. Hasta que acorralaron a un lastimoso enano, un criado, y escenificaron de manera harto convincente una paliza al pobre enano. Ahí mismo el mono bajó velozmente para unirse a los verdugos en el zafarrancho. Al poco rato el tonto bruto ya estaba enjaulado. Para mantenerse fuera de la jaula, el mono debió haber resistido la tentación de unirse a un ataque permitido sobre cualquier otro blanco. Pero por lo visto, hasta a los humanos les cuesta…

Pues bien, si queremos restaurar la paz en el mundo, debemos rechazar cualquier demonización, incluyendo al Malvado cenital, Adolf Hitler. Sinceramente me tiene sin cuidado Hitler,  tanto como malo como en tanto que bueno. Ni lo admiro ni lo demonizo, ni lo odio ni lo amo, como tampoco a Napoleón o a Genghis Khan. Están requetemuertos estos flagelos, ya está. Le tengo un cariño especial al Hitler de nuestro tiempo, Ajmadineyad; me importan tres pepinos los hítleres del pasado, llámense Saddam Hussein, Nasser o Yasser Arafat. Mi padre peleó por Stalin, y el presidente Bush nos enseñó que Stalin es peor que Hitler. Para mí “Hitler” es el  nombre genérico de los enemigos de judíos, ni más ni menos que “Amalek”.

Y, en realidad, el hombre que se apasiona tanto por Hitler es un renegado, pues niega a Dios y elige como dios personal y demonio personal a gente de carne y hueso. Por esto los judíos muy respetuosos de la ley como lo son  los del Neturei Karta pudieron ir a la conferencia de Teherán, mientras otros, ateos, se asustaron simplemente con el nombre del célebre austríaco muerto. La demonización de Hitler causó la deificación de los judíos, y así es cómo se creó la nueva teología del auténtico paganismo neojudaico.

La creación de un polo del mal a nivel de humanos es causante de una infinidad de anomalías en el discurso público. La demonización del racismo es uno de los resultados. Uno puede desaprobar a un tonto que se considera a sí mismo de mejor estirpe que otros. Pero no deja de ser un estilo muy corriente de vanidad, que comparte mucha gente de las “castas de arriba”, por ejemplo descendientes de nobles, sacerdotes y judíos en nuestra sociedad. La creencia en la superioridad de la raza blanca, o de la estirpe anglosajona, no es más que una versión democrática de la vanidad de clase dominante, que vale para que la use gente que no puede pretender ser de origen noble o judío. El día en que estas personas de una clase pretendidamente superior renuncien a su vanidad, a sus títulos y hagan una hoguera con el libro de Deborah Lipstadt, La amenaza de la asimilación, entonces sí podrán fijarse en la paja que se halla en  el ojo del vecino más humilde que ellos.

El racismo cotidiano, de menor cuantía,  no es mayor  problema en nuestra sociedad. Yo, bigotudo de piel oscura y tipo mediterráneo, nunca he tenido queja por ello en mis sesenta años de andanzas. Pero tampoco he intentado molestar a los autóctonos subiendo al máximo el volumen de una música extranjera, practicando extrañas costumbres en público o portándome de manera conspicua. En Israel hay ciertos reflejos tribales de amor y desamor, principalmente entre las diversas tribus judías, y por supuesto que es bastante asqueroso, pero no estoy seguro que tenga eso que ver con el viejo racismo infame.

El racismo es tan poco problemático, que la búsqueda de un racista sacrificial es un fracaso completo. Al diputado Georges Freche lo echaron de su partido porque dijo que el equipo nacional de fútbol de Francia no debería ser todo negro. Dijo públicamente : “nueve de once jugadores en nuestro equipo nacional de fútbol son negros. Tres o cuatro jugadores negros sería una proporción normal. Los negros son superdotados en deportes y música, como los griegos de Homero, pero tal vez a los franceses nativos les interese y tengan las aptitudes necesarias para jugar al fútbol en la selección de paìs . Claro, esta frase está fuera de lo políticamente correcto, pero no por ello deja de ser la expresión del sentido común más extendido.

Las ideas de igualdad deberían tener su lugar, pero no ocupar todo el espacio. Para los suecos está bien tener un pastor mujer  de vez en cuando, pero es que ya no hay pastores hombres, y muy pocos feligreses además. De la misma forma, si todos los jugadores de fútbol fueran negros, tal vez los franceses nativos perderían el  interés  en seguir los partidos de fútbol. El equipo nacional de fútbol no debería ser predominantemente negro y tampoco  deberían ser todos, o casi todos, judíos los periodistas y los personajes estelares en los debates de la televisión francesa. También es cierto que africanos y judíos vinieron a Francia, que agradecen la hospitalidad francesa, y no intentan desplazar a los autóctonos. Si los socialistas franceses siguen siendo tan estrictos con sus miembros, desaparecerán del mapa como dinosaurios en retirada; y Segolene Royal no será recordada sino como la figura que impidió que le Pen venciera a Sarkozy en las elecciones para presidente en 2007.

En Inglaterra, la bailarina clásica Simone Clark expresó su opinión de que el país tenía suficiente inmigración, que el proceso sin fin de importar trabajadores debería ser frenado o incluso concluir. Pues bien, es un punto de vista, y posiblemente razonable, cuadra dentro de la Carta de los derechos, el Bill of Rights, o cualquier texto que en nuestros días autorice la libertad de palabra. Algunos antirracistas locos organizaron una protesta contra el hecho de que la contratara el Ballet. La bailarina es una buena persona, no es ninguna racista en el sentido propio de la palabra; no viene al caso, pero además está casada con un bailarín chino; pero para los demonizadores de Hitler obsesivos y renegadores de Dios, ni siquiera un punto de vista moderado debe expresarse, y a la persona que lo exprese, habría que echarla a la calle, quitándole el trabajo y la vivienda. En tanto comunista, defiendo el derecho de Simone Clarke a pertenecer al British National Party y a bailar Giselle en el escenario de la Opera nacional inglesa; los furibundos que protestan deberían primero protestar contra el hecho de que Bárbara Amiel siga escribiendo en el Daily Telegraph.

En Alemania, los antirracistas y antinazis desfilan con la bandera israelí y exigen que no se use más el pañuelo palestino, como Schneider de Leipzig:

“Lo que todos compartimos es el apoyo a Israel y luchamos contra cualquier forma de antisemitismo, fascismo y sexismo”, dice el director del centro, Christian Schneider, de veitnitseis años.

Un buen ejemplo de la actividad proisraelí en Leipzig es la campaña pública contra los kaffiyehs, que fue en un tiempo un accesorio esencial en la vestimenta de los activistas de izquierda. “¿Es que tienes un problema con los judíos, o simplemente sientes frío en el pescuezo?”  Esta fue la consigna en la campaña organizada por el centro en años recientes. La campaña apuntaba a impedir que los jóvenes usaran lo que el centro percibía como un símbolo de la identificación con los palestinos y el antisemitismo, informó Haaretz.

[ http://www.haaretz.com/hasen/spages/806069.html ]

Estas cosas de locos son el resultado de la demonización extrema, obsesiva de Hitler. Una vez más, debemos aprender de los judíos, que expulsan a los inmigrantes por lotes en los aviones, combaten el mestizaje y la asimilación sin dejar de añadir que “esto no es racismo”. ¿Por qué no es racismo? En un chiste judío, un rabino se encuentra retrasado, se da cuenta que ya va empezar el shabbat, y se pone a rezar, hasta que sucede el milagro: fue shabbat dondequiera, pero siguió siendo viernes  en el Cadillac del rabino. De la misma forma, oponerse a la palabra mestizaje (o musitar el término antiguo de miscegenación) es algo racista salvo, milagrosamente, ¡cuando lo hace un judío! [http://www.haaretz.com/hasen/spages/806069.html ]

“Racismo”, es decir la preferencia dada por el autóctono  a otro nativo a costas de un extranjero es una conducta normal y normativa. Esta actitud es un mandamiento de la Biblia, es una actitud que protege la relación íntima entre el hombre y el suelo. En la oración judía, se le pide a Dios que haga llover y no atienda a las oraciones del extranjero que pide un tiempo seco. Un mal llamado racismo es la mejor forma de proteger la tierra, y  no hay motivo para preocuparse por ello; cosi fan tutti: todos hacen lo mismo.

Fíjaos que “racismo” no figura entre las virtudes del libro cristiano. Pero tampoco figuran  como virtudes la codicia, la gula, el orgullo, la envidia ni la lujuria. Y no vemos el caso de políticos expulsados del partido socialista, por ejemplo, por escribir una columna gastronómica, dar una advertencia en la bolsa de valores, por marchar en una gay pride, o por comprarse un carro mejor que el del vecino. Hay leyes “contra el odio”, pero no “contra la vanidad”.

Piense uno lo que quiera de los racistas de antaño, hoy en día este mote se le pone a cualquiera que no reniegue de las raíces y del afecto de una persona por su tierra y su comunidad. El racista arquetípico  de nuestros días, digamos, la santidad “racista”, sería Simone Weil, quien consideraba el arraigarse como una virtud, y el desarraigo como un pecado (y se opuso con fuerza a la demonización de Alemania por Francia en 1939). Así, cualquiera que respalde la inmigración peca, porque está impulsando al desarraigo. De modo que cabe preguntarse si es mejor ser bueno con el vecino autorizándolo a venir y acomodarse, o prohibiéndole que deje su país natal. No hay respuesta a prueba de fuego para esta pregunta, y lo digo en tanto soy un perpetuo inmigrante. Y si te dicen que eres racista porque te opones a la inmigración masiva contesta : “y tú eres el propagador del veneno del desarraigo”, como hizo Simone Weil. [  http://www.hermenaut.com/a47.shtml ].

Por ser incapaces de devolver la demonización a judíos y angloamericanos , es que los nacionalistas y gente de la extrema derecha demonizan a los rusos, los soviéticos y los comunistas. No tienen mucho éxito que digamos, así que no es necesario gastar pólvora en ello. Basta con decir que los números fantásticos de “millones de muertos” por culpa de Stalin, Mao o Pol Pot no son más que producto de la imaginación. Ninguno de ellos mató a tantos como el imperio americano antes y ahora. Ninguno arrojó a tantos al exilio como hicieron los israelíes.

No hay imperios del mal, sólo están los imperios que nos mantienen a raya. La Rusia soviética no fue un imperio del mal, ni tampoco el comunismo personificado por Stalin y el GULAG. Sholojov, Antón Blok, Boris Pasternak, Eisenin, Mayakovsky y Deineka abrazaron la revolución y expresaron sus ideas en formas artísticas. Fue la tierra del magno experimento, exitoso en parte, de la igualdad y la fraternidad entre los hombres, de la tentativa bravía para derrocar al espíritu de la codicia. Los comunistas y los que los apoyaban trataron de liberar el trabajo, llevar el reino celestial a la tierra, erradicar la pobreza y liberar el espíritu humano.

Y el comunismo hizo avanzar la democracia social europea.

Alemania no era el imperio del mal, ni tampoco Hitler y Auschwitz encarnaron en exclusividad el espíritu del tradicionalismo orgánico. Los tradicionalistas trataron de establecer un paradigma alternativo basado en Wagner, Nietzsche y Hegel, de ir a las raíces y a las tradiciones del pueblo. No en vano, los mejores pensadores y escritores de Europa, desde Knut Hamsun hasta Louis Ferdinand Celine, desde Ezra Pound hasta William Butler Yeats y Heidegger vieron el elemento positivo en el punto de vista orgánico y tradicionalista. Si a Rusia y Alemania no se las hubiese demonizado, posiblemente no habrían llegado a los extremos que vimos.

Tenemos que restaurar el equilibrio del pensamiento y el discurso que fueron barridos a raíz de la Segunda guerra mundial, debido a la victoria demasiado completa del pensamiento burgués “judeoamericano”. Mientras condenamos los excesos y crímenes de guerra, deberíamos volver a apoderarnos del reino del espíritu, que abarca desde Mayakovsky hasta Ezra Pound. No hay hombres malvados, somos criaturas hechas a la imagen y semejanza de Dios, y se necesitan todas las ideas para producir pensamientos nuevos.

Featured Posts
Ryan Rodrick Beiler / Shutterstock.com

Autumn in Palestine

Autumn is beautiful in Palestine: overripe blue-green figs, unpicked pomegranates pecked by birds, heavy grapes turn red. Now is the ...

Read More

Evan El-Amin  /  Shutterstock.com

Les guerres de genre de H. Clinton

Est-ce que les hommes qui votent pour H. Clinton vont finir en enfer ? Je n'en suis pas sûr. Nous savons ...

Read More

If They Are Bombed - They Are Daesh

President Putin is a pirate, no less. In his declaration at the UN, he stole President Bush Jr’s copyrighted 2001 ...

Read More

A Syrian Breakthrough

The Russians and their Syrian allies have cut the main supply line of the rebels to the north of Aleppo, ...

Read More

The Liberation of the Slaves

Donald Trump’s electoral victory unleashed pent-up tectonic energies on the unprecedented scale. The world has been changed, much more than ...

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Israel Shamir © 2016 Frontier Theme