Israel Shamir

Ideas that will Derail the descent to Barbarity

Chirrín chirrán, ganó Irán

 

El drama iraní ha terminado felizmente, en la medida en que al cabo de años de diabolización, ya los iraníes vuelven a ser vistos como seres humanos por los occidentales. Si hasta Mac Cain lloró por la muchacha iraní a la que mataron, el mismo candidato republicano que estaba entusiasmado con la idea de tirar sobre Irán “bombas, bombas y más bombas” que la habrían sepultado a ella y a millones de sus hermanas, hasta borrar a Irán del mapa. Lo subrayó Glenn Greewald, asombrándose de la preocupación inédita por la vida de los iraníes: “¿cuántas personas, de las que están manifestando en estos días, habrían muerto, si cualquiera de los ‘bombardistas’ se hubiera salido con las suyas? Felizmente, los disturbios parecen haber logrado humanizar a nuestro peor enemigo, cualquiera que sea el enemigo de turno”. Y esto no tiene marcha atrás, de modo que tal vez los bombardeos ya no estén a la orden del día, por mucho que supliquen los Sres netanahu y Lieberman…

 

Pero todos pasamos un susto grande. Dos días después de las elecciones, Irán parecía estar al borde del abismo, listo para el desmadre, con enormes muchedumbres incontrolables frente una guardia revolucionaria bien armada, con un odio implacable entre los dos bandos. Todas las realizaciones de Irán barridas en la tormenta; una potencia regional titubeante retrocediendo medio siglo atrás. Durante un instante, fue imposible predecir el guión. ¿Teherán seguiría el ejemplo de Kiev, capital de Ucrania,  con las autoridades cediendo a la presión inexorable procedente de los rebeldes, organizando nuevas elecciones e instalando en el poder a un presidente prooccidental, privatizando gas y petróleo, entregando el poder a oligarcas y transnacionales, sumándose a la OTAN? ¿O bien, en sentido contrario, se iba a repetir lo de Tiananmen, con tanques aplastando a testarudos estudiantes?

 

Pues bien, nos hemos salvado de los dos escollos extremos. Y muchos iraníes comunes de clase media, desde jóvenes profesionales, aquellos que algunos llaman despectivamente “la tropa de Gucci” hasta comunistas anticlericales y también liberales, aprovecharon la ocasión para mostrar que aspiran a un régimen menos austero. Quieren poder tomar copas en los bares, vestir con elegancia, celebrar bodas a todo tren sin que nadie les llame la atención. Algunos quisieran también valerse de sus privilegios para limitar el poder del Estado y la mezquita. No quieren sentirse vigilados permanentemente por los servicios de seguridad. Y entre los partidarios de Musawi se encuentra también gente que defiende el combate del pueblo palestino; y no se trata de agentes de la CIA, sino gente honesta y sincera. Muchos tienen una actividad artística, especialmente en la rica literatura y el maravilloso cine iraní. Los iraníes de afuera apoyaron por amplia mayoría a Musawi, y son buena gente también.

 

Por lo cual le convendría al presidente reelegido con toda legitimidad prestar atención a semejantes anhelos, al menos en parte. Claro que hay motivos para burlarse de esos jóvenes iraníes occidentalizados que gritaban Ahmadi bye Bye!” en su lenguaje de adolescentes, al estilo de los dibujos animados, pero hay que recordar que nadie puede gobernar bien si le da la espalda a estas élites en ciernes: el arte de gobernar es, antes que nada, el arte del compromiso.

 

Y los partidarios de Musawi no tienen porque amargarse: eran una muchedumbre demasiado diversa, con anticomunistas y comunistas, anticlericales y molás y ayatolas, de modo que ninguno iba a sentirse satisfecho, aun si ganaban las elecciones; en realidad, una victoria de Musawi no hubiera sido más que el principio de una lucha abierta por el poder, y los partidarios más altisonantes y visibles del cambio habrían terminado perdedores al final, como les pasó a los disidentes soviéticos. En la confrontación rusa, semejante en muchos aspectos a la de Irán, en agosto de 1991, la oposición había triunfado, y una amplia mayoría de gente que defendieron las barricadas por Yeltise se arrepintió después, pues fueron utilizados y embromados y esquilmados. Esto fue lo que le pasó también a los disidentes iraníes, después de la caída del shah: los comunistas del partido tudéh se encontraron fuera de la ley después del éxito de la revolución para la cual habían laborado durante tantos años.

Si la inmensa mayoría de los iraníes votó a Ahmadineyad, es porque se trata de un hombre modesto, entregado con toda el alma a su pueblo, porque se preocupó por los pobres y protegió a Irán de las garras imperialistas; su obra, en materia de programa nuclear, parece ampliamente popular, hasta tal punto que ni siquiera el opositor vencido se atrevió a formular la más mínima crítica contra dicho programa. Ahmadineyad gozó de un apoyo enorme en el conjunto de su país, incluyendo el noroeste poblado de azeríes. Es igualmente popular en el mundo entero, pues se le ve como símbolo de la rebeldía del Tercer mundo, junto a Fidel y a Chávez. Mantiene buenas relaciones con Rusia y China vecinas, e incluso con Irak y Afganistán bajo ocupación yanki. La visita relámpago que efectuó Ahmadineyad a Ekaterinburgo, para asistir a la conferencia de la organización de cooperación de Shanghai, en plena insurrección, demostró que tiene la estatura de un verdadero hombre de Estado. En su discurso dinámico, muy bien recibido, no hizo la menor alusión a la crisis en su tierra persa, y  recibió las felicitaciones de sus pares, el presidente ruso Medvedev y el presidente chino Hu Jintao, por sur victoria electoral. Su posición antisionista inquebrantable lo hace muy querido entre los vecinos árabes de Irán, a pesar del disgusto de los gobernantes árabes. Sus armas son las que salvaron al Líbano, en 2006, pues sin ellas, Israel se habría tragado el país. A veces se le va la mano a Ahmadineyad, posiblemente, pero a ver ¿y si no lo hiciera, cómo podría él saber hasta dónde puede pasarse?

 

Las acusaciones de fraude electoral carecen del menor fundamento, como lo demostró nuestro amigo James Petras, mientras Thierry Meyssan explicó muy bien cuál fue la técnica utilizada para convencer a los iraníes de que les habían falsificado los resultados. Pero más allá del cuento chino del supuesto fraude, se escuchó una queja auténtica; y es que muchas veces las elites no están conformes con la democracia, es decir con las decisiones adoptadas por tal o cual mayoría. La gente rica, culta y poderosa, tiene el sentimiento de que no puede ser que su voz tenga exactamente el mismo peso que la de un simple obrero o de un campesino cualquiera. En el fondo, abogan por “el gobierno de una élite, y de un voto proporcional al lugar que ocupe cada individuo según la jerarquía de dicha élite” como le gusta repetir al personaje de Henderson (compinche de James Bond, es un detective australiano y borracho consuetudinario) creado por Ian Fleming, en la novela Sólo se vive dos veces.

 

Lo habitual es que las elites se las arreglen para encauzar la democracia, de modo que la gente común termina votando por un representante de dichas élites. Así son las cosas, desde la India hasta USA… Sin embargo, hay momentos críticos en que el sistema deja de funcionar. En tales casos, las elites tienden a descartar el voto de la mayoría y tienden a  actuar frontalmente. Fue el caso en Rusia en 1993, cuando las nuevas elites prooccidentales se encontraron en desacuerdo con la mayoría representada por el parlamento, y mandaron tanques a bombardear dicho parlamento… sobre las ruinas, estas elites prooccidentales instalaron el nuevo sistema de gobierno directo. Fue el caso también en Belgrado, donde los serbios tuvieron que votar, re-votar y volver a votar hasta re-volver a re-votar, para que al fin el candidato de las elites resultara confirmado en el puesto. De manera semejante, a nivel sicológico, los partidarios de Musawi tuvieron el sentimiento de que se les estaba negando el poder que se merecían, por naturaleza. Pero las elecciones en Irán son cosa frecuente, así que pueden bajar un poco el nivel de sus ambiciones, demostrar alguna consideración por la voluntad de los ciudadanos de a pie, y esperar la próxima contienda electoral.

 

Además de los participantes directos y los candidatos, el drama iraní tuvo dos protagonistas importantes, cuyas acciones positivas ayudaron a ahorrarle al país el baño de sangre y el derrumbe. Uno de ellos es el guía espiritual Ali Khamenei, un sabio, diplomado de la universidad de Moscú. Supo mantener un control total sobre los acontecimientos. Un hombre así hubiera hecho falta en Kiev y en Pekín, pero no apareció ninguno. Su sermón del viernes calmó las pasiones. Estableció la clara distinción entre hooligans y agentes de la CIA, por un lado, y partidarios sinceros del programa de Musawi, por otra parte. Así, después de deslindar gatos y liebres, pudo restaurarse la paz civil sin demora. Khameini les perdonó a los partidarios de Musawi, a los que recibió con los brazos abiertos. De hecho, fue el final de las grandes manifestaciones, pues sólo grupos pequeños de activistas evangelistas desafiaron sus órdenes, y fueron dispersados mediante el uso de fuerzas no letales.

 

El segundo protagonista se encontraba en el lugar menos esperado, es decir… en Washington. El presidente Obama, pues de él se trata, es un auténtico héroe, en esta dramaturgia. Se negó a fomentar la escalada en los disturbios callejeros, a pesar de los reclamos de los neoconservadores. Nunca llamó a los iraníes a sublevarse, armados, contra el régimen aborrecido; nunca puso en duda la legitimidad de las elecciones, nunca amenazó con borrar a Teherán del mapa. Tratándose de un presidente elegido recientemente, que está entre la espada y la pared, entre la vieja guardia de Hillary Clinton – Joe Biden por un lado y la joven guardia de Emmanuel Rahm y Axelrod, luchando con una recesión severa, con las arcas de su presupuesto electoral atiborradas de donaciones judías, la resistencia de Obama ha sido un acto de heroísmo descomunal, al estilo Iwo Jima.

 

Es fácil imaginar lo que habrían dicho Ronald Reagan o George Bush padre e hijo, en su lugar ; algo así como « todos somos iraníes », y eso, en el mejor de los casos…

 

 

(Conclusión de la batalla apocalíptica de Iwo Jima, en un paisaje de ruinas desoladoras)

 

 

La « revolución verde » pinchada la había preparado la CIA infiltrada por los sionistas, en tiempos de Bush. Paul Craig Roberts citó al neoconservador Kenneth Timmerman, quien escribiera, en vísperas de las elecciones, que una “revolución verde” estaba anunciada en Teherán: “El National Endowment for Democracy (Ned, uno de los disfraces de la CIA) gastó millones de dólares en la promoción de revoluciones “coloridas”… Parte de este dinero parece haber terminado entre las manos de grupos pro-Musawi”. Pero el presidente Obama era un actor más que reacio, en ese cuento. Sólo después de que lo impulsó Biden expresó un deseo modestísimo de no presenciar nada feo en Teherán. Así, en mi opinión, el presidente Obama se zafó honrosamente de su promesa anunciada en El Cairo, la de reconocer los resultados de las elecciones y evitar inmiscuirse en los asuntos interiores de los países del Medio Oriente… Es cierto que no pudo parar la CIA. Pero esto posiblemente estaba fuera de su alcance.

 

Si alguien quisiera montar una obra de teatro con lo sucedido, el prólogo debería situarse en la Casa Blanca, con la llegada del primer ministro israelí Netanyahu. El papel lo podría interpretar una vieja gorda, de esas que están acostumbradas a que todos cumplan con sus caprichos.

 

–        ¡Yo quiero  un nuevo abrigo de piel! Gritaría la dama, y El africano le preguntaría sin miramientos si con dos patadas en el trasero estaría conforme.

En realidad, Netanyahu le dio una vuelta a su pedido muy al estilo de Salomé [la que le pidió al rey Herodes la cabeza de Juan el Bautista], y exigió una buena cosecha de cabezas persas cortadas. Y pretextó la excusa bíblica adecuada: es que los persas son los antiguos amalecitas, el Amalek revivido, la tribu enemiga por antonomasia: por esto hay que exterminarlos a todos, gatos callejeros incluidos.

 

Lo habitual, cuando los presidentes yankis tienen encuentros con los primeros ministros israelíes, es que empiecen a regatear, como Abraham en sus discusiones con el Dios del Antiguo Testamento: ¡Ay no, hasta el último gato persa no, por favor, hay que salvar a alguno, al menos! Pero Barack Obama se negó a entrar en el jueguito, y exigió a los israelíes que detengan la expansión de las colonias judías.

– Primero hay que elegir ya entre los distintos métodos para bombardear Irán, objetó Netanyahu…. Pero el Negro Mayor no tranzó, ni entró en componendas, ni prestó atención al sucio mercadeo del judío: insistió, exigió el desmantelamiento de algunas colonias, y eso fue lo que anotó en la orden del día. Entonces, para volver a poner a Irán en el centro del tapete, y para desviar la atención de las colonias, ocurrió lo que vimos: los manipuladores sionistas impulsaron los disturbios callejeros en Irán…

 

Los acontecimientos de Irán son parte y lastre de la lucha emprendida por el alma de América, encarnada por su presidente Obama, para retrotraer la influencia judía excesiva a su justa medida. A pesar del poco tiempo que lleva dirigiendo el timón de la nave América, Obama ha dado algunos pasos realmente valientes:

–        Pronunció el discurso del Cairo, tendiendo un ramo de olivo al mundo musulmán

–        Exigió de Israel que desmantele las colonias y levante el bloqueo sobre Gaza

–        Se negó a apoyar el proyecto de bombardear y/o sabotear a Irán

–        Cuarenta y dos años después de los hechos, su administración le ha otorgado la Medalla de la Estrella Plateada a un sobreviviente del USS Liberty. Este navío de guerra americano había sido atacado por aviones y torpedos israelíes, y se le había ocultado a los ciudadanos USianos esta cobarde agresión hasta hoy, con la complicidad de todos los presidentes sucesivos de USA, hasta Obama.

–        Inspirada por la victoria de Obama, la universidad de California con sede en Santa Bárbara  bloqueó la tentativa del lobby judío de desacreditar y echar al profesor Robinson. Lo que ocurre era algo totalmente inédito en América, es un acontecimiento comparable a los primeros fracasos del senador Mac Carthy y su HUAC (House Committee on Un-American Activities, comité para la represión de las actividades “anti-americanas” de la población), en el momento en que dicha maquinaria para triturar al ser humano se descompuso de repente.

 

Era imposible imaginar que el Lobby aceptara su derrota con estoicismo. Contraatacaron a Obama por todos los medios posibles: entre otros, con esos blogs de imbéciles que listan todo lo que no ha hecho todavía, en vez de celebrar lo que ya ha logrado[1]. Ya se ha ganado los enemigos suficientes a su derecha, la izquierda puede ablandarse, hasta que estemos a salvo.

 

Ahora les toca a los iraníes una tarea muy importante: tienen que remendar las roturas y desgarraduras causadas por la campaña de código colorido inspirada por sionistas y CIA. Deben recordar que unas técnicas ultrasofisticadas de sicoingeniería social permiten a un puñado de malhechores utilizar redes de socialización tales como Twitter para apoderarse del control sobre sociedades enteras y destruirlas. Los ciudadanos iraníes comunes que se dejaron entrampar por esta forma de control mental en realidad son tan inocentes como si se les hubiese envenenado. El tiempo para tirar piedras ya ha quedado atrás: ha llegado el momento de juntarlas.

 

Traducción: Maria Poumier 


 

[1] Nota de la traductora, el 29 de junio 2009 : al estallar un conato de golpe de Estado en Honduras, con técnicas de control de los medios muy semejantes a los que se han denunciado en el golpe frustrado de Irán, algunos comentan : « el primer golpe de estado de Obama ». Es un claro ejemplo de la actitud supuestamente izquierdista “que sólo ve las manchas del sol”; hay alter-intelectuales que en el fondo no le perdonan a Obama su osadía con el lobby sionista, y a riesgo de delatarse como sionistas ellos mismos, le quieren achacar a Obama las prácticas imperiales que siempre se han fraguado en el seno del lobby maffioso de Miami, el mismo que mantiene en cárcel a los cinco héroes cubanos que lo estaban infiltrando, hermanado con la pandilla criminal de Bush. Ver: Jean François Chabot – www.actuwa.org « Obama’s first coup’Etat, by Eva Gollinger.

Featured Posts

The Liberation of the Slaves

Donald Trump’s electoral victory unleashed pent-up tectonic energies on the unprecedented scale. The world has been changed, much more than ...

Read More

Ryan Rodrick Beiler / Shutterstock.com

Autumn in Palestine

Autumn is beautiful in Palestine: overripe blue-green figs, unpicked pomegranates pecked by birds, heavy grapes turn red. Now is the ...

Read More

Evan El-Amin  /  Shutterstock.com

Les guerres de genre de H. Clinton

Est-ce que les hommes qui votent pour H. Clinton vont finir en enfer ? Je n'en suis pas sûr. Nous savons ...

Read More

If They Are Bombed - They Are Daesh

President Putin is a pirate, no less. In his declaration at the UN, he stole President Bush Jr’s copyrighted 2001 ...

Read More

A Syrian Breakthrough

The Russians and their Syrian allies have cut the main supply line of the rebels to the north of Aleppo, ...

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Israel Shamir © 2016 Frontier Theme