Israel Shamir

The Fighting Optimist

El Regalo de año nuevo (Rosh Hashaná)

Ninguna presidencia de EE.UU. estaría completa sin la ceremonia de “Haciendo la paz para los judíos y los árabes” que se celebra en la Casa Blanca en el jardín sur. Primero, Jimmy Carter hizo llover su benevolencia sobre Begin y Sadat; luego Bill Clinton empujó a Arafat y Rabin el uno hacia el otro; y ahora Donald Trump dirige orgullosamente su radiante sonrisa a Bibi y a ABZ (Abdullah bin Zayed de los Emiratos Árabes Unidos), sentados frente a él. Es una gran sesión de fotos y un símbolo poderoso. “El presidente americano salva a los judíos del furioso salvajismo árabe”, o “La Pax Americana hace la paz entre las naciones”. Podría ganar el Premio Nobel de la Paz; lo ocurrido tiene valor electoral; entrará en los libros de historia. Viniendo justo después de la apertura de la primera embajada de un estado musulmán en Jerusalén (la de Kosovo), hizo de Trump un importante pacificador y un gran benefactor de los judíos, porque Israel no pagó nada por este logro.

Por la paz con Egipto, Israel había pagado con el Sinaí; por el acuerdo con Arafat, Israel había autorizado la creación de la Autoridad Nacional Palestina (ANP); por este último acuerdo, nada. A menos que cuente su amable permiso para que la superpotencia venda sus aviones a los Emiratos Árabes Unidos, o el aplazamiento de la anexión del Valle del Jordán, que Bibi quería aplazar de todos modos. Un gran éxito para Israel, sin duda.

Es un maravilloso regalo para el Año Nuevo Judío, o Rosh Hashaná, que se celebró el viernes 18 de septiembre, pero hay poca alegría en el aire de Israel. La ceremonia, transmitida en su totalidad por la televisión israelí, no trajo mucho jolgorio ni consuelo a los israelíes. Exactamente en la víspera de Rosh Hashaná el viernes, el estado judío volvió a un confinamiento total. Las escuelas permanecerán cerradas; la gente no podrá aventurarse a más de 500 metros de sus casas. Los restaurantes y tiendas estarán cerrados. El Mediterráneo será declarado zona prohibida, a pesar del clima templado y el agua tibia.

Israel será la primera nación en entrar en su segundo encierro debido al coronavirus, así como Israel fue la primera nación del mundo occidental en entrar en el primer encierro. Y no hay duda que otras naciones lo seguirán en el desastre, como lo hicieron la primera vez. Los profesionales, los jefes de los principales hospitales, los principales expertos en enfermedades infecciosas, se opusieron a esta medida; dijeron que no había necesidad de una medida de tan amplio alcance. El jefe del Centro Médico de Rabin dijo: “El confinamiento completo no es necesario”. Este año han muerto menos personas en Israel que el año pasado por la misma época, pero el Primer Ministro ha decidido sellar el país de todos modos, para esparcir la oscuridad entre las naciones.

Mientras tanto, el encarcelamiento durará tres semanas, tanto como los principales días festivos, con la secuencia de vacaciones de otoño que comienza con el Año Nuevo, sigue con el Día de la Expiación y termina con el Simchat Torá. Este año, los judíos no celebrarán; las familias judías no se reunirán alrededor de mesas festivas mojando manzanas en miel para asegurar un buen y dulce año nuevo. No se reunirán en absoluto, porque sus líderes Covidistas les prohíben reunirse, o incluso salir excepto para ir de prisa a la tienda más cercana, ni siquiera verse al aire libre.

Los judíos practicantes [ortodoxos] en Israel se oponen firmemente a cualquier confinamiento, y más aún en las fiestas judías, especialmente en las más importantes del año judío. Lucharon valientemente contra la policía durante el primer episodio. Cuando el gobierno decidió introducir la segunda medida de cierre, el ministro judío ortodoxo Yaakov Litzman renunció. Amir Ohana, el nuevo ministro de seguridad pública, ex agente de ShinBet (el FBI israelí) y el primer miembro abiertamente gay del gabinete, prometió doblegar a estos “refuzniks” disidentes.

Así que este año, los judíos de Tierra Santa no soplarán en el Shofar y no escucharán la oración de Kol Nidrey por la remisión de los pecados pasados y futuros. Incluso en la época de la Inquisición, a los judíos se les permitía guardar sus mandamientos. Este ya no es el caso hoy en día. Las sinagogas estarán cerradas, con un máximo de 10 creyentes. Esto significa que la gran mayoría de los judíos israelíes no podrán visitar la sinagoga de Yom Kippur por primera vez en la historia humana conocida.

El zar del Coronavirus de Israel, Ronnie Gamzu, no sólo cierra las sinagogas israelíes. Varios miles de judíos de Israel, Estados Unidos y otros lugares celebran el Año Nuevo en la ciudad ucraniana de Uman, donde está enterrado un místico carismático, un santo “tsadik jasídico”, el rabino Najman de Uman. Enseñaba que celebrando Rosh Hashaná con él, se cumplen todos los mandamientos de una vez. Ronnie Gamzu llamó al presidente judío de Ucrania, el Sr. Zelensky, y le pidió que prohibiera la peregrinación judía a Uman. Zelensky accedió inmediatamente a su petido y miles de judíos se encontraron de repente en el lado equivocado de la frontera ucraniana mientras los guardias ucranianos les bloqueaban el camino.

Los judíos varados en los pantanos del lado bielorruso de la frontera armaron un escándalo y llamaron a Netanyahu. Dijo que él jamás le había dicho a nadie que les cortaran el paso; fue totalmente por iniciativa de Gamzu, lo cual estaba fuera de su mandato. Esta patética historia ilustra la actitud del líder israelí del Coronavirus hacia la fe – están dispuestos a llegar lejos, muy lejos, para evitar que la gente se reúna y le rece a Dios Todopoderoso. “Si te encuentras rodeado por la policía”, le decía un padre judío a su hijo en la Polonia ocupada por los nazis, “ve al policía alemán y ruégale, te dejará salir”. Si no hay un alemán a la vista, ve a un polaco o a un ucraniano; tu última oportunidad debería ser acudir al policía judío porque son muy concienzudos”, esto dice el folklore judío.

Parece que la fuerza oscura (llamémosla el Factor X) detrás de los funcionarios, detrás de las pandemias y los cierres de Covid, es nada menos que un odio a Dios y a la religión organizada, ya sea cristiana (han prohibido la comunión en muchos países), musulmana (han prohibido el Hajj), y de una forma muy inusual, incluso el judaísmo. En general, los judíos están a salvo de prejuicios antirreligiosos, ya que incluso el ateo más estricto es judío de nacimiento y esto valida su odio a Cristo y a Alá. No en este caso; nuestro Factor X es un odiador, devoto de la igualdad de oportunidades. Es un súper-Grinch: el Grinch [del famoso dibujo animado]se robaba la Navidad, pero el Factor X se robó la Navidad, Eid el Fitr y Yom Kippur todo de una  vez.

Es especialmente difícil para los ancianos que están condenados a morir solos. Haim Ramon, ex ministro de salud de Israel, ha propuesto encerrar a todos los mayores de 65 años hasta el próximo verano. “Podrán ver a sus nietos a distancia, al aire libre, una vez a la semana”, propuso. Olvídese de la crueldad de su propuesta para los ancianos, en todo caso su objetivo corresponde bien al odio hacia cualquier fe del factor X. Los ancianos son los transmisores vivos de la tradición a las generaciones más jóvenes. Despojados de nuestros ancianos, junto con el cierre deliberado de todos los lugares de culto, nuestra tradición religiosa corre el riesgo de extinguirse, y nuestros hijos crecerán en un mundo sin Dios, sin misericordia ni gracia divina.

En Inglaterra, el gobierno ya ha prometido una Navidad siniestra; se prohíbe a la gente “mezclarse” en las calles y en los parques; se anima a los ciudadanos a denunciar a sus vecinos que violen la famosa “regla de los seis”, según la cual no puedan estar juntas más de seis personas dentro o fuera. Por ejemplo, dos parejas con dos niños cada una que se detengan a charlar en un parque serán arrestadas por infringir la ley, anunció alegremente Priti Patel, el Secretario del Interior de los Orgullosos Británicos. Los profesionales tendrán que observar un “distanciamiento social” y los servicios religiosos deberán terminar lo antes posible, animando a los seguidores a salir “rápidamente” después. No es de extrañar que el Arzobispo de Canterbury, el “Papa” de la Iglesia Anglicana, se horrorizara y pidiera al gobierno reconsiderar su posición.

Todo este terror se desató a pesar del obvio éxito del método sueco, porque Suecia evitó el confinamiento y ahora no padece “segunda ola” (signifique esto lo que sea), y ha tenido menos enfermos y muertos que cualquiera de sus vecinos del norte. Parece que los organizadores de “pandemias” se toman en serio el hacernos sufrir. ¿Quiénes son, además ser sádicos y satanistas? ¿Por qué debemos seguir tratando a los creadores del virus y a los promotores de las medidas punitivas como dos entidades separadas? ¿Son nuestros expertos en contención unos afortunados oportunistas que se han topado con la obra magna de su vida, o también han creado las circunstancias para su éxito? ¿No deberíamos seguir el ejemplo de la Navaja de Occam y considerarlos como una sola entidad? ¿No deberíamos considerar que el virus podría haber sido creado y sembrado por las mismas entidades que se benefician de los resultados?

Podríamos recordar aquí el 11 de septiembre, cuando las personas detrás del ataque fueron probablemente las que se beneficiaron de los frutos de la guerra contra el terrorismo (1), incluido el desplazamiento de 40 millones de personas en el Oriente Medio, la crisis de los refugiados en Europa, la destrucción de Iraq y Afganistán, el comercio mundial de drogas, el Patriot Act de los Estados Unidos, la vigilancia masiva, el ascenso de Israel y la caída de los árabes. La introducción de los chivos expiatorios, es decir, la banda de trogloditas de Osama bin Laden, no tiene sentido, en retrospectiva. Del mismo modo, la historia de los murciélagos chinos parece superflua en el contexto del progreso del régimen covídico mundial. Tiene sentido vincular a los autores del ataque del virus con los responsables del confinamiento, y considerarlos como una sola entidad, nuestro Factor X.

Observamos que el Factor X quiere separarnos y aislarnos, porque la religión, las fiestas y las reuniones familiares unen a la gente. “Ningún hombre es una isla”, dijo John Donne, que era un religioso, pero el Factor X quiere que cada uno de nosotros estemos en islas separadas, dentro de un vasto océano. Es plausible que quiera que los humanos se extingan como raza, que dejen de reproducirse, que se suiciden, que no tengan esperanza, ni Dios, ni un vecino al que amar.

 

¿Quién fue?

¿Qué será este factor X que acaba con la alegría? ¿Podría ser China, que liberó un virus y luego fue pionera en el confinamiento como un modelo brillante para lidiar con él, para socavar la economía occidental? Es poco probable que China pueda influir en las mentes occidentales hasta este punto. Puede producir iPhones, pero su impacto en el discurso occidental es casi nulo.

En su más reciente artículo, nuestro querido Ron Unz relacionó el factor X con la Guerra Fría entre los Estados Unidos y China. Desmanteló cuidadosamente la acusación contra China. Aunque las autoridades sanitarias nacionales chinas no se enteraron de la creciente epidemia de la enfermedad de Wuhan hasta finales de diciembre, a finales de noviembre una unidad de la Agencia de Inteligencia de Defensa de los Estados Unidos (DIA) ya había publicado un informe secreto en el que se describía un brote “catastrófico” en Wuhan. Esto significa que los chinos no podían ser los culpables, mientras que los tempranos conocimientos de la DIA implican una conclusión muy siniestra. En palabras de Ron Unz, “A menos que nuestros servicios de inteligencia fueran los primeros en utilizar una tecnología de precognición, creo que puede haber sucedido por la misma razón que los pirómanos se enteran antes que nadie de los futuros incendios.”

Las agencias de inteligencia pudieron ser tan malvadas como para liberar el virus mortal en el mundo. Podrían haber sido tan tontos como para ignorar la posibilidad y la probabilidad de que el virus golpee a su propia gente. Pueden haber sido tan burdos como para ignorar esa probabilidad. Pueden haber facilitado la llegada de un empresario iraní enfermo (cuyo nombre es conocido por los servicios iraníes) de Wuhan a Teherán. Pero es difícil imaginar que puedan imponer los confinamientos, presionar al FMI y a la OMS para que apoyen este plan, organizar informes falsos masivos y luchar contra la religión y Dios. Respeto (si esa es la palabra correcta) a los espías por lo que son, pero considero que no darían para una empresa de esta magnitud. Podrían realizar parte de ello (envenenar pozos, usar sus aplicaciones de espionaje), pero el caso entero sigue siendo algo demasiado gordo para ellos.

Nuestro amigo Gregory Sinaisky en un largo artículo se pregunta quién podría fabricar pandemias y para qué. Se asoma a las campañas mediáticas, elemento clave del megaevento, y pregunta: “¿Hay alguien capaz de organizar una campaña mediática mundial apoyada por los gobiernos y las organizaciones internacionales? Además, esta campaña también tenía por objeto convencer a la población de que estamos en peligro inmediato y que habrá que tomar medidas drásticas para salvarnos. Me refiero, por supuesto, a la campaña de Greta Thunberg”.

Esa es una sabia observación. La campaña de Greta Thunberg efectivamente anunció la Operación Covid, aunque a una escala mucho menor.

Sinaisky atribuye la responsabilidad de las falsas pandemias a “plutócratas americanos [que] controlan convenientemente la mayoría de los medios de comunicación del mundo y tienen una extensa red de fundaciones ‘caritativas’ y ONG afiliadas en todo el mundo”. Esta red se ha utilizado durante generaciones como herramienta para influir en los medios de comunicación, instituciones educativas, gobiernos y organizaciones internacionales, para la ingeniería social y el control ideológico… Llamaremos, para simplificar, a todas estas fundaciones, grupos de reflexión y ONG la Red de Influencia Plutocrática”.

¿Son los plutócratas americanos (es decir, los über-ricos estadounidenses) los que controlan todo esto? Creo que se sorprenderían bastante al descubrirlo, especialmente con la precisión “durante generaciones”, si tenemos en cuenta que los Estados Unidos no era un factor muy importante antes de la Primera Guerra Mundial. En mi opinión, los ricos no son tan inteligentes. Pero la red existe; llamo a sus oscuros controladores los “Maestros del Discurso”.

Sinaisky dice que causaron las pandemias debido al problema de la alta deuda, o a su incapacidad para continuar el saqueo colonial. Por otra parte, un notable comentarista de su texto sugiere que esto se puso en marcha debido a la sobreproducción de capital. En otras palabras, la tasa de los préstamos bancarios está tan cerca de cero, o incluso negativa, que toda la maquinaria del capitalismo ha sido abrumada por una avalancha de capital; y esto explica que se necesitaría una guerra importante, o incluso una pandemia mundial, para acabar con ella.

Por último, Sinaisky afirma que “la atomización de la sociedad, la ruptura de la solidaridad comunitaria, la erosión de todos los vínculos no monetarios entre la gente, la destrucción de las relaciones familiares y el debilitamiento de los lazos de sangre, es un proyecto plutocrático de larga data. Hoy en día, al utilizar esta falsa pandemia, los plutócratas han ido aún más lejos, nos están llevando a vernos no como amigos, ni como hermanos, ni siquiera como una fuente de beneficios, sino sobre todo como una fuente de infección mortal”. Me pregunto qué le hace pensar que todo esto es un objeto de deseo plutocrático. No hay duda de los ricos quieran hacer dinero y tener más poder, cierto. ¿Pero les resulta necesario atomizar la sociedad? ¿Con quién van a socializar, ellos y sus hijos, en un mundo en ruinas?

No estoy seguro de que exista una agencia humana con tales objetivos. Un factor no humano sería un culpable mucho más apropiado. En el pasado, a tal culpable se le llamaba Satanás, y había organizaciones poderosas, también conocidas como Iglesias, que luchaban contra Satanás. En una encantadora película, El Quinto Elemento de Luc Besson, “Amor” derrota a “La Sombra”, el mal personificado que estaba a punto de destruir la Tierra. Llamémosla Satán, o la Sombra, esta cosa seguramente tiene colaboradores humanos en los medios de comunicación. Escribí sobre ello en un artículo titulado “La Sombra de Zog“. Tendríamos que desentrañar todo esto en los medios de comunicación para poder lidiar con ello.

Suecia, ese afortunado país se salvó del encierro y sus consecuencias, se salvó por un raro tropiezo mediático. (Esta historia nunca ha sido publicada aunque es conocida por muchos suecos). La propaganda sobre el Coronavirus fue llevada a cabo por el mismo periódico liberal de Bonnier, el DN (Dagens Nyheter), que había jugado la carta de Greta Thunberg (las intuiciones de Sinaisky son acertadas: en efecto, el Covid es una nueva operación Greta multiplicada por un factor de 50). La campaña de Greta estaba principalmente dirigida a acusar al tráfico aéreo, era su caballo de batalla, el flygskam. La idea era que la gente dejara de volar para reducir las emisiones de carbono. Ahora ya no tenemos ningún vuelo, por lo que este movimiento desapareció después de lograr sus objetivos.

En febrero de 2020, el periódico DN organizó un viaje cultural de una semana en tren-cama al norte de Italia para la élite liberal que seguía a Greta. Una litera en este tren cuesta al menos diez mil euros. El grupo había subido a los Alpes italianos, luego bajó de nuevo para el Carnaval de Venecia antes de volver a casa, lleno de experiencias interesantes e infecciones por el coronavirus. Unos días después de que el tren regresara a Estocolmo, la enfermedad comenzó a causar estragos. Muchos periodistas liberales que viajaban en el Corona Express (como se le llama ahora) cayeron enfermos, y sus familiares con ellos. Este incidente causó la muerte de muchos judíos ancianos, padres o tíos de estos periodistas liberales. Se convirtió en un fenómeno mediático, y los medios de comunicación judíos informaron que la tasa de mortalidad de los judíos suecos era 14 veces más alta que su porcentaje en la población (bueno, no fue tan grave como suena; sólo nueve judíos muy ancianos murieron, todos mayores de 80 años).

Dado que las autoridades conocían todo lo del Corona Express, el grupo de presión liberal estaba demasiado avergonzado para pedir una cuarentena contra la enfermedad que habían importado ellos a Suecia. Además, el DN era su único medio de comunicación liberal importante, ya que Bonnier había vendido su canal de televisión a una empresa estatal en diciembre de 2019, ganando mucho dinero pero perdiendo su capacidad para influir en la gente. Debido a esta extraña combinación de fuerzas, Suecia dejó su política sanitaria en manos de profesionales locales y permaneció libre, mientras que los países vecinos transfirieron la responsabilidad a políticos mundialistas y adoptaron la cuarentena.

Por lo tanto, los medios de comunicación liberales de tendencia blairista (comenzando por el NY Times y el Guardian) jugaron un papel clave en la crisis del Corona. Fueron el flautista de Hamelín; pero, ¿quién estaba le daba órdenes al flautista de Hamelín? En mi opinión, era una agencia no humana.

No tengo ninguna objeción en llamar aquello “infernal”, pero mucha gente preferiría morir antes de admitir tal posibilidad; dejémosles libres para que se atengan a la explicación de una civilización más avanzada que habría decidido reducir la presencia humana en nuestro planeta. Elija Ud, lector, la teoría que prefiera: Extraterrestres, Inteligencia Artificial, Realidad Virtual, Simulación por Computadora.

De hecho, hay pruebas científicas… que demuestran que no es así, sino que estamos ante un Diseño Inteligente. Un viejo (90 años) científico ruso, Simon Shnoll, ha estado registrando y analizando durante cincuenta años la señal de fondo del mundo como ruido blanco [una variedad de soplo de alta frecuencia]. (La Unión soviética era probablemente el único lugar del mundo donde se podía llevar a cabo una investigación de este tipo. ¿Quién más pagaría por una investigación tan inútil durante medio siglo?) En un mundo “real” infinito, el ruido blanco sería perfectamente aleatorio; en un mundo “diseñado”, la aleatoriedad de la señal comenzaría a revelar un patrón, porque ningún generador aleatorio podría producir una secuencia infinita de señales aleatorias. Publicó sus hallazgos en un informe (ver el PDF aquí en inglés, o el original aquí en ruso). No es fácil de leer, pero el Dr. Shnoll descubrió que el ruido blanco universal no es realmente aleatorio; hay correlaciones particulares que no pueden ser explicadas si nuestro mundo es como se nos enseña que es. Esto no es concluyente, pero sus discípulos dicen que es una prueba de que vivimos en un mundo diseñado por computadora.

Un mundo virtual probablemente suena aún más desesperante que un mundo angelical. Sin embargo, como eterno optimista, creo en la capacidad del hombre para burlar a cualquier adversario, ya sea Satanás, la Inteligencia Artificial o una de las civilizaciones más avanzadas. El mes pasado, viajé a Rusia y descubrí un país donde a la gran mayoría de la gente no le importan los imperativos de los Covid. Llevan las máscaras en los bolsillos para ponérselas cuando entran a algún lugar, y se las quitan inmediatamente después. El arte del sabotaje es nuestra mejor respuesta a nuestro cruel maestro, el Factor X.

Israel Shamir, 17 septiembre 2020

***

(1) Israel Shamir reaccionó a los acontecimientos del 11 de septiembre con el ensayo “Orient Express” donde ya subrayaba que Israel había reaccionado en el acto acusando a los palestinos y árabes en general por el derrumbe de las Torres gemelas, y sacando gran provecho con ello. El artículo figura en español en  Los maestros del Discurso I, editorial Ojeda, 2004, y se puede leer aquí: http://israelshamir.net/Spanish/orient_express_spanish.shtml.

***

Contacto del autor: adam@israelshamir.net

Traducción: Maria Poumier

Publicacion original: https://www.unz.com/ishamir/the-new-year-gift/.

Publicacion original en espanol: Red internacional

Featured Posts

A Syrian Breakthrough

The Russians and their Syrian allies have cut the main supply line of the rebels to the north of Aleppo, ...

Read More

The Liberation of the Slaves

Donald Trump’s electoral victory unleashed pent-up tectonic energies on the unprecedented scale. The world has been changed, much more than ...

Read More

Ryan Rodrick Beiler / Shutterstock.com

Autumn in Palestine

Autumn is beautiful in Palestine: overripe blue-green figs, unpicked pomegranates pecked by birds, heavy grapes turn red. Now is the ...

Read More

If They Are Bombed - They Are Daesh

President Putin is a pirate, no less. In his declaration at the UN, he stole President Bush Jr’s copyrighted 2001 ...

Read More

Evan El-Amin  /  Shutterstock.com

Les guerres de genre de H. Clinton

Est-ce que les hommes qui votent pour H. Clinton vont finir en enfer ? Je n'en suis pas sûr. Nous savons ...

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Israel Shamir © 2016 Frontier Theme