Israel Shamir

Ideas that will Derail the descent to Barbarity

El rock de la discordia

Una víctima puede desarrollar apego mental al torturador. Patty Hearst, hija de un millonario, fue secuestrada y se enamoró de sus secuestradores. En Portero de noche, sombría película de Liliana Cavani, una ex residente de un campo nazi y un ex SS, su torturador en el pasado, viven una intensa historia de amor.

 Ahora le está pasando algo similar a la comunidad palestina de Estados Unidos. El sector más ultrajado y ofendido de la población estadounidense ha sido llamado a defender a los más prósperos y poderosos en contra de sus propios defensores. El 24 de agosto de 2002 tendrá lugar en Washington una concentración, Rock para Palestina, o Rock contra Israel, como se le suele llamar también. El evento está organizado por algunos estadounidenses de extrema derecha, más o menos conectados con un pequeño grupo llamado Alianza Nacional (NA). Piénsese lo que se quiera sobre esta NA, uno se espera un mínimo encogimiento de hombros con una pizca de satisfacción, aunque no sea un apoyo directo por parte de los palestinos y sus amigos en Estados Unidos.

 Sin embargo, en los mensajes electrónicos se puede leer una histérica carta [i] dirigida a “todos mis hermanos y hermanas árabes”, que pide contrarrestar el evento con modalidades militares, “en varios contingentes con distintos grados de riesgo”. La carta es extremadamente violenta, y está escrita con el lenguaje destemplado del odio, con una intensidad hasta ahora nunca vista: “Tenemos que impedir que esta escoria racista venga a contaminar la causa palestina”, nada menos. Los organizadores del evento son descritos como “neonazis”, “fascistas”, “enemigos nazis” y “antisemitas”. El mensaje electrónico procede de una tal “red antifascista de la Costa Este”, y algunos nombres árabes aparecen allí involucrados, aunque de seguro no fue un árabe quien lo redactó.

 Ahora bien, a nadie le gustan los nazis, pero me pregunto por qué este militante de la red antifascista no ha ido a enfrentarse a las demostraciones y concentraciones de los judeonazis. ¿Qué tienen de tan extraordinario entre nosotros los judíos, que hace que tanta gente quiera salir a pelear por nosotros “en varios contingentes con distintos grados de riesgo”? Por qué este belicoso guerrillero no describe a Mort Zuckerman o a Richard Perle como “escoria racista”? Ni siquiera los colonos israelíes, tan racistas como el que más, han sido descritos jamás como “escoria racista” que “no debería contaminar Palestina”;

 Es un error describir a nadie como “escoria”. Deberíamos promover un discurso más tolerante, aceptando o argumentando, no combatiendo la guerra de los demás. La carta de esta “red antifascista” se parece a un cabildeo del lobby judío para llevar a sus adversarios a pelear unos contra otros.

Esto no tiene fin. Hoy quieren que luchemos contra la NA, mañana querrán que le echemos el sambenito a Farrakhan y al día siguiente que repudiemos a Hezbollah y Hamas. Tal vez algunos de nosotros quisieran ser aprobados y promovidos solamente por los profesores de Yale. Pero vivimos en el mundo real. Israel acepta ayuda de cualquier racista que ofrece su apoyo: ya fuese el apartheid surafricano en el pasado o los hoy llamados fundamentalistas, y eso no le hace mella a su “credibilidad”. Y no es que uno tenga que correr a unirse a la comunidad NA, pero habría que actuar junto a ellos en vez de rechazarlos de manera tan tajante. Algunas de sus ideas equivocadas deberían ser rebatidas. Si dijeran simplemente “afirmación de la herencia europea” en vez de “supremacía blanca”, uno descubriría que los argumentos contra ellos se vienen abajo. Es lo mismo que decir “vamos a hacer el amor” en vez de “te voy a chingar”: el sentido es bastante parecido, pero la manera de decirlo es importante.

 No intento siquiera entrar en el debate de saber si los organizadores del evento son buena o mala gente. No pueden ser más racistas que el actual gobierno israelí y los líderes de la comunidad judía de Estados Unidos. No pueden ser más racistas que Pat Roberson y su puñado de sionistas (anti)cristianos. Dejemos que esta red antifascista (y seguramente criptojudía) dé la cara y salga a combatirlos primero. Yo abrazaría a todo el que apoye la causa palestina sin averiguar cuál es su credo ideológico. Yo bendigo a todos los que apoyan Palestina y punto final.

 Ahora bien, al navegar por el sitio web de la NA se encuentra uno con una caricatura[ii] que despierta simpatía. Se trata del retrato más bien crudo de un neoconservado, -parece un cruce de Kissinger y Perle- pidiendo a Estados Unidos que liquide a sus enemigos: Israel, Irán, Arabia Saudita y los demás. Claro, esta gente no es muy fina y algunas de sus ideas rayan en lo delirante, pero han llegado a la conclusión correcta: Estados Unidos no debería sumarse a la tercera guerra mundial en provecho de los sionistas.

 En nuestro Togethernet -“el grupo de discusión más libre en el universo conocido”-, tenemos gente que asistirá al concierto. Uno de ellos escribió: “No conozco a ningún supremacista blanco fuera de una pareja de delincuentes juveniles y fantasiosos en la Iglesia Mundial del Creador y algunos nazis hollywoodienses. Y una sección del partido republicano, personificada por George Bush. El supremacismo es una marca creada por los sionistas del ADL y espíritus afines. Fue utilizado para el mismo propósito que el de llamar “terrorismo” a cualquier oposición palestina a la ocupación e invasión sionista. Me parece que los sionistas se proyectan plenamente a sí mismos cuando lanzan sus epítetos.

 Si salimos ahora en defensa de los poderosos judíos estadounidenses y atacamos a estos “blanquitos” porque no nos gusta su ideología, la siguiente etapa será defender Israel con nuestro propio cuerpo contra un posible ataque de Irak de Saddam Husein. Saddam también tiene fama de ser un mal tipo, y estoy dispuesto a aceptar que lo es. En 1991, dejé por escrito en el principal de los diarios rusos que “probablemente Saddam sea un mal tipo, pero el Oriente Próximo necesita a un malvado que sea fuerte para contrarrestar a otros, a los sionistas malvados. 

El mundo está lleno de malvados y las cosas pueden andar bien siempre y cuando los malvados se contrapongan de manera equilibrada. Saddam podría equilibrar a Sharon, mientras que los supremacistas blancos podrían equilibrar a los supremacistas judíos. Si además estos tipos no son tales sino separatistas culturales, como pretenden, seguramente podemos hacer cosas con ellos, y también con otro grupo de separatistas culturales, los Black Muslims.

Con sus artimañas de ínfima categoría, el autor del mensaje ofrece otra razón para que los palestinos vayan a pelear por los judíos: “Si no lo hacemos, nuestros enemigos nazis se apoderarán de nuestra noble causa y nuestros enemigos sionistas tratarán de presentarlos como auténticos representantes nuestros”. Librémoslo de semejante temor. En Israel, y en las comunidades judías de allende los mares, los palestinos son presentados a diario como nazis. Menachem Beghín trató a Arafat de Hitler hace años. Si hay algo asqueroso que los medios de propiedad judía puedan decir e imprimir acerca de los palestinos, ya lo han hecho. Cuando hay niños palestinos muertos a tiros, se regaña a los palestinos porque dejan salir a sus hijos. A los palestinos se les desprestigia tanto que ya no queda por donde embarrarlos: ya se los describe como odiadores de judíos y asesinos de bebés. ¿Cómo se explica que nosotros los judíos no estemos desacreditados por los terroristas de Kahane o los asesinos de Sharon? Porque la gente entiende: no todos los judíos son judeonazis. De la misma forma, los estadounidenses pueden distinguir entre los distintos opositores al apartheid israelí.

 Vamos a suponer, si buscamos un argumento, que estos “supremacistas blancos” son nazis de verdad (que no lo son). Sería suficiente para ellos dejar de atacar a los judíos para que se volvieran perfectamente buenos a los ojos de los medios estadounidenses. Tras lo cual se les permitiría decir todo lo que se les antojase en contra de palestinos, musulmanes y negros. Toda esa palabrería en contra del fascismo sólo tiene vigencia mientras los fascistas estén en contra de los judíos. A partir del momento en que hacen ciertas conexiones, consiguen la aprobación kosher. Hace poco, una delegación del gobierno israelí participó en las deliberaciones de la extrema derecha europea (“fascistas”) en Bruselas[iii]. En Estados Unidos, la comunidad judía no corteja a la gente “problanca”, perosi nos descuidamos todavía podría ocurrir.

Tal vez hayan visto ustedes la última película de Bruce Willis, El último sobreviviente. En una pequeña ciudad tejana hay dos bandas rivales y Willis los ayuda a superar eso. Los supremacistas judíos son un millón de veces más fuertes que todos los supremacistas blancos juntos. La estrategia elemental nos invita a evitar darle el menor apoyo a la causa judía, mientras no se haya desmantelado el apartheid en Palestina.

 Lo mismo que para el concierto, probablemente algunos palestinos y sus amigos vayan a la contramanifestación, y el resto se mantendrá al margen. Los organizadores no pidieron el respaldo de nadie. Dejemos a los antifascistas guardar sus energías para causas más valiosas. Y cualquiera que vaya a pelear por la comunidad judeoestadounidense, que se prepare para un desengaño: su caballerosidad no será correspondida.

____________________________________________

[i] A todos mis hermanos y hermanas árabes.

La Alianza Nacional (AN) –uno de los grupos neonazis más grandes y peligrosos de Estados Unidos–está preparando una concentración “Rock contra Israel”, que tendrá lugar el 24 de agosto en Washington DC. Se trata de un grupo supremacista blanco que pretende demostrar solidaridad con el pueblo palestino contra los judíos y el gobierno estadounidense. Planean ir congregados hasta el edificio del Capitolio desde las 11 de la mañana a la 1 de la tarde y comer luego juntos para después escuchar un concierto del “poder blanco” por la noche. La NA llama a unirse a lo que pretenden que sea “la mayor concentración de nacionalistas blancos de toda la historia, en el Capitolio de Estados Unidos”. El 24 de agosto posiblemente tenga lugar la mayor reunión de supremacistas blancos desde las marchas masivas del Ku Klux Klan del siglo XX. El año pasado, la ND organizó tres marchas a la embajada israelí y dos a la embajada alemana. Su última marcha a la embajada israelí, donde 200 cabezas rapadas neonazis hacían el saludo hitleriano en formación mientras alzaban la bandera palestina, no provocó reacción organizada. Tenemos que impedirle a esta escoria racista que contamine la causa palestina.

 Este es un llamamiento a todos los árabes, en espacial a los  palestinos, para que salgan el 24 de agosto a impedir a los nazis que infiltren nuestra causa con vistas a utilizarla para justificar la depuración étnica. Nos corresponde muy especialmente decir que no tenemos nada en común con estos nazis.  Si se quiere detener esta maniobra estratégica de desvío, nada puede ser más eficaz que nos escuchen decir con nuestra propia voz: “Somos árabes, somos palestinos y nuestra lucha por la liberación se opone diametralmente a vuestro programa de limpieza étnica”.

Nos alzamos contra el sionismo, pero también contra el antisemitismo y el fascismo. Hacemos la distinción entre el movimiento político para la limpieza étnica en contra de los palestinos y la religión del judaísmo. Sabemos que si vuestra retórica cobra legitimidad algún día, estaremos en primera línea para el degüello.”

 La red antifascista de la Costa Este organizará varios contingentes con distintos grados de riesgo y de unidad política y táctica. La gran contramanifestación desde las 11 ala 1 está autorizada y será un espacio seguro, no violento y sin confrontación, donde todos (incluidas familias con niños y residentes extranjeros) podrán expresar su oposición a los nazis con garantías de legalidad y seguridad.

Este es un llamamiento para formar un contingente árabe en la concentración antinazi.

Este contingente tendrá un mensaje unitario hacia el público en contra de los racistas.

Este contingente se reunirá detrás de una bandera y entonará cantos que expresen este mensaje. También repartirá volantes al público y a la prensa. Si no lo hacemos, nuestros enemigos nazis se apoderarán de nuestra noble causa y nuestros enemigos sionistas tratarán de presentarlos como auténticos representantes nuestros.
[ii] http://www.natallco.com/
 [iii] The Sparrow and the Beetle, http://www.israelshamir.net (El gorrión y el escarabajo) 

Featured Posts
Evan El-Amin  /  Shutterstock.com

Les guerres de genre de H. Clinton

Est-ce que les hommes qui votent pour H. Clinton vont finir en enfer ? Je n'en suis pas sûr. Nous savons ...

Read More

Ryan Rodrick Beiler / Shutterstock.com

Autumn in Palestine

Autumn is beautiful in Palestine: overripe blue-green figs, unpicked pomegranates pecked by birds, heavy grapes turn red. Now is the ...

Read More

If They Are Bombed - They Are Daesh

President Putin is a pirate, no less. In his declaration at the UN, he stole President Bush Jr’s copyrighted 2001 ...

Read More

The Liberation of the Slaves

Donald Trump’s electoral victory unleashed pent-up tectonic energies on the unprecedented scale. The world has been changed, much more than ...

Read More

A Syrian Breakthrough

The Russians and their Syrian allies have cut the main supply line of the rebels to the north of Aleppo, ...

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Israel Shamir © 2016 Frontier Theme