Israel Shamir

The Fighting Optimist

¡Trump no se inmutó!

Trump no se inmutó. Eligió a la guapa Amy Barrett para reemplazar a la bruja fallecida en la Corte Suprema. ¡Que diferencia! Una católica devota en lugar de una judía atea; una esposa floreciente y madre de siete hijos en lugar de una matona mandona interesada en matrimonios y abortos entre personas del mismo sexo; verano en lugar de invierno. Hizo esta elección incluso cuando los Estados Unidos feministas liberales todavía estaban llorando a Ruth Bader Ginsburg, sollozando a gritos. Su funeral fue impresionante, no, sin precedentes. En mi Rusia natal, sólo Stalin fue despedido con tanta pompa. RBG era tan fea como sus hechos (la belleza y la fealdad cuentan, como explicó Oscar Wilde); Probablemente nadie en la historia excedió su contribución para destruir la familia, profanar matrimonios, masacrar niños. Llevó el feminismo a su extremo radical: después de su reciente visita a Israel (no le gustó el país), dijo que las mujeres israelíes eran discriminadas como las negras en tiempo de las leyes de Jim Crow. Sintió pena por los jueces israelíes que tienen que jubilarse a los 70, en lugar de servir de por vida, hasta los 87 en su caso.

Quizás RBG era la Mamá secreta de Washington, la respuesta al Papa de Roma, la gobernante oculta del Imperio de los EE. UU. En alguna jerarquía judeo- masónica, el máximo reptil, el jefe del Estado Profundo, mientras que el presidente es sólo una figura decorativa. Durante muchos años, se aferró vigorosamente a la vida y al poder, disfrutando de torrentes de baños de sangre infantiles. Quería sobrevivir a la presidencia de Trump, ver el derrumbe final del macho de Trump; para pasar el poder al próximo reptil, formalmente designado por Biden, pero Dios la detuvo y le dio a la humanidad una oportunidad. Con RBG en la Corte Suprema, Trump no habría tenido la oportunidad de ganar las elecciones.

Cada decisión judicial habría ido en su contra. Habría sido declarado ocupante ilegal de la Casa Blanca mucho antes de que se contaran los votos. Ahora tiene una oportunidad.

El séquito de RBG llamó a Trump: “¡No se atreva a nombrar a un nuevo juez de la Corte Suprema en su lugar! ¡El nuevo presidente, Sr. Biden, será el que nombrará un nuevo juez! ” Este fue el primer desafío de Trump. La magrepha de los principales medios de comunicación, esta máquina de gritos penetrantes (tan poderosa que una persona en Jerusalén no podía escuchar a su vecino hablar debido al sonido de la magrepha, dice el Talmud ) se subió a todo volumen, gritando “¿No? ¡ Qué atrevimiento!” y “¡Es ilegal nombrar un juez en un año electoral!”. Este es el mantra del Proyecto  Integridad de Transición: “Trump perderá las elecciones y luchará por retener el poder, pero al final se rendirá y se conformará con implantar su propio canal de televisión, MAGA TV”. El objetivo de esta campaña mediática es romper la voluntad de Trump de resistir y desmoralizar a sus partidarios.

Si Trump hubiera sucumbido a estas voces mediáticas que gritaban, hoy sería un pato cojo, listo para desplumar. Pero no se rindió. Decidió elegir un nuevo juez lo antes posible, antes de las elecciones.

¿Por qué es tan importante? Tanto para los jóvenes como para los no estadounidenses, es difícil comprender por qué la personalidad de un juez en la cumbre de la Corte suprema es tan importante. Otros países están gobernados por un rey / presidente / o primer ministro moderado por el Parlamento. Por otro lado, los judíos son gobernados tradicionalmente por jueces. En los Estados Unidos, con el surgimiento de los judíos, la vía judía tomó ascendencia y la Corte Suprema usurpó las prerrogativas de la democracia. Los jueces de la Corte Suprema pueden invalidar prácticamente cualquier decisión del Congreso o del Presidente.

Siguiendo el ejemplo de Estados Unidos, la Corte Suprema de Israel también ha reivindicado este papel,

y el año pasado, la Corte Suprema del Reino Unido, recientemente establecida, interfirió en el funcionamiento normal del gobierno y trató de descarrilar el Brexit. Así, en países fuertemente judadizados se ha establecido el estilo de gobierno judío tradicional por los jueces.

En Estados Unidos, los tribunales se han politizado mucho; adoptan un enfoque activista, emitiendo juicios y haciendo caso omiso de la opinión de la gente común de Estados Unidos. Muchas decisiones importantes, desde el “matrimonio” entre personas del mismo sexo hasta la inmigración, las toman los jueces, no los poderes legislativo o ejecutivo. Uno puede estar de acuerdo o en desacuerdo con estas decisiones, pero no hay duda de que se hacen para eludir la ley estadounidense; es gobernado por jueces, no por el pueblo de los Estados Unidos. Como resultado, la democracia estadounidense se encuentra destripada. La elección del presidente de los Deplorables, Donald Trump, ha sido sistemáticamente neutralizada por los jueces. Prácticamente todas sus decisiones importantes se han detenido y revertido.

Para que su reelección tuviera algún significado, primero hubiera tenido que domesticar a la arpía de la Corte Suprema. Es un trabajo que difícilmente se puede hacer en dos términos, y puede ser imposible en un solo período, pero está haciendo todo lo posible para restaurar la democracia. Si Amy toma su asiento en la Corte Suprema, la rápida conquista liberal de la hegemonía puede detenerse y quizás incluso revertirse.

La lista de finalistas de Trump se redujo a dos: esta, Amy Coney Barrett o Lagoa, hija de inmigrantes cubanos. Tome a la cubana, le dijeron los asesores de Trump, y los cubanos de Florida votarán por usted.

¡Más aún, los latinos votarán por ti! ¡Cuida de las minorías y ganarás! Pero Trump eligió a Amy. Le dio una oportunidad a una estadounidense normal “sin guiones” (nada de afro- o native- etc), a una autóctona, toda una mujer, no a un inmigrante, ni a un negro, ni a un latino, ni a un gay,  ni a un trans, ni a un judío y ni siquiera a un miembro de la Ivy League. Durante años, esas personas fueron las menos privilegiadas, siempre rechazadas por el grupo supuestamente más inteligente que prefiere la política de identidades minoritarias, pero Trump dejó todo eso a un lado y eligió una estadounidense tradicional.

Esto es muy importante. Además de las implicaciones ideológicas, la elección de Trump refleja sus prácticas de contratación. Los demócratas, el partido del Nuevo Orden Mundial, buscan apoyarse en las minorías; son más fáciles de moldear y doblar. Son obedientes, por regla general. Los estadounidenses sin guiones, la mayoría, fueron expulsados de muchos uestos importantes, y todos los trabajos más poderosos se asignaron a homosexuales, de color, judíos e hindúes. Ahora Trump ha comenzado a compensar el desequilibrio. Kevin MacDonald señaló que la cuestión de “quién consigue el trabajo” es la más importante en la lucha por el dominio. La Iglesia fue anteriormente una herramienta para reservar los mejores trabajos para los cristianos mientras mantenía a los judíos en la cola. Con la Iglesia reducida, los judíos ahora consiguen los trabajos y mantienen a los estadounidenses sin guiones abajo o afuera.

El primer artículo que ataca a Amy se publicó en The  Nation Fue escrito por el siempre alegre Elie Mystal, quien se describe a sí mismo como “negro”. Es un “negro profesional”, como su padre antes que él; un abogado de piel clara de la Ivy League que tal vez tenga algunos antepasados negros y los utiliza al máximo para mantener su “privilegio negro”. Por si fuera poco, se deshace de su “deficiencia” de género (no es mujer ni trans) al “admitir con orgullo y alegría  que su esposa es la que lleva los pantalones en la familia”. Los ataques siguientes contra Amy fueron inventados por personas de antecedentes similares, es decir, personas que reclaman un estatus de minoría privilegiada.

Se dice que Amy Barrett quiere cambiar la ley sobre  el aborto. En realidad, lo que quiere es que se vuelva a la ley. La ley de aborto estadounidense basada en la jurisprudencia del caso Roe v. Wade, (1973), “una decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos en la que la Corte dictaminó que la Constitución de los Estados Unidos protege la libertad de una mujer embarazada para elegir tener un aborto”. Esta decisión es una de las muchas decisiones obviamente ilegales tomadas por la Corte Suprema. El hecho principal del asunto es que la Constitución de Estados Unidos no protege ni niega tal libertad. Ese derecho podría agregarse como una enmienda a la Constitución, si los estados estuviesen de acuerdo (supongo que no lo harán). Pero actualmente no hay nada en la Constitución o en los estatutos que permita a la Corte Suprema pasar por alto a los estados y al pueblo y pronunciarse sobre el tema del aborto.

Asimismo, no hay nada en la Constitución de los Estados Unidos que permita o prohíba el “matrimonio” gay. En 2015, la Corte Suprema de los EE. UU. celebró en una decisión 5-4 (decidida por el voto de RGB) que la Decimocuarta Enmienda requiere que todos los Etados apliquen el matrimonio entre personas del mismo sexo y reconozcan los matrimonios entre personas del mismo sexo otorgados en otros Estados. Esta fue una obvia

falsedad: la  Enmienda 14 fue promulgada en 1868, y durante cien años nadie se dio cuenta que tuviese algo que ver con el matrimonio entre homosexuales. Los partidarios de tales uniones podrían presionar por él de la manera habitual a través de la legislación de cada Estado en aprticular; pero les pareció más conveniente tramitar el tema a través de la Corte Suprema, aunque la Corte no tenía absolutamente ningún derecho a eludir el sistema normal.

Amy Barrett, como cualquier otro ciudadano estadounidense decente y amante de la democracia, quiere que el país se rija de acuerdo con la Constitución; ella no reconoce el derecho de unos nueve graduados de la Ivy League a decirle a la nación qué es mejor para ellos, sin pasar por la legislatura.

También se opone a la tendencia de los tribunales a anular las decisiones del Poder Ejecutivo. Si el presidente decide limitar la inmigración de personas

que probablemente necesitarán asistencia social, es su decisión. La gente puede elegir a otro presidente con ideas diferentes, pero el tribunal no debe interferir en el funcionamiento del Estado. La idea de Amy Barrett es que la Corte Suprema no debería ser el dictador supremo. Ella siente que debería volver a reducirse a su tamaño normal.

En el lenguaje estadounidense moderno, esto se considera la “visión conservadora”. Seguramente no lo es. Vladimir Lenin no era un conservador bajo ningún concepto, pero era abogado de formación y siempre se opuso a que los abogados y los jueces tomaran decisiones por el pueblo. Escribió que la profesión jurídica siempre gobernaría en contra de los intereses del proletariado. Al igual que la Sra. Barrett, pensó que la gente debería decidir, mientras que el Poder Judicial debería ocuparse de determinados casos sin intentar sobrescribir o crear leyes. No es necesario ser conservador o liberal para apoyar las ideas de la Sra. Barrett: basta con comprender que las leyes deben cambiarse o promulgarse por medios democráticos regulares, a través del voto popular, no ser dictadas por unos pocos chicos y chicas inteligentes.

Los tribunales estadounidenses están actualmente dominados por jueces capacitados en ingeniería social nominados por los demócratas que quieren llevar al país en la dirección que prefieran, y al diablo con la ley y la voluntad del pueblo. Por eso la aprobación de Amy Barrett en el Senado no será fácil. Si entra en funciones antes de las elecciones, bien puede convertirse en la katechon , la persona que “impide que el poder secreto del desafuero se salga con la suya ” (2 Tesalonicenses 2: 6–7). Y los desalmados lo saben.

Los oponentes de Trump en el Senado son expertos en arrojar excrementos a las personas designadas por el presidente populista. Sin duda, el espectáculo vergonzoso de la audiencia de Brett Kavanaugh se repetirá, con toneladas de mentiras y difamación vertidas sobre la cabeza de Amy Barrett.

Los judíos están especialmente insatisfechos con la elección de una católica, porque los católicos aún no están completamente saturados con el sionismo cristiano, a diferencia de los protestantes, y porque los católicos creen en Dios. (Oh, sí, los judíos también creen en Dios, pero consideran que una obediencia religiosa con sus propios sacerdotes no es adecuada para los gentiles.

Los gentiles sólo deben suministrar lo necesario para los judíos, y los judíos se ocuparán de toda la correspondencia con el Todopoderoso). Los católicos han absorbido el conocimiento del bien y el mal, de lo moral y lo inmoral, con el vino de su comunión. Cuando Amy Barrett fue confirmada como jueza de la corte de apelaciones, los políticos judíos la acosaron, en particular a Dianne Feinstein de California: “Sí, querida, ¿supongo que crees en Cristo? ¿Cómo puedes ser jueza con tales prejuicios? ” (Usó un lenguaje más estudiado). Amy no se inmutó y fue aprobada.

Esto no es seguro todavía. Los demócratas prometieron morir antes de dejarla ocupar el lugar de Ruth Bader Ginsburg, ya que este lugar, en su opinión, pertenece por derecho a una judía liberal. Una posición menos prominente puede ir a una “Persona de color” privilegiada o representante de una minoría de género, pero la posición superior debe permanecer en manos judías. Mucho depende de los jueces de la Corte Suprema; es muy probable que la elección se decida allí. Pero el hecho de que Trump se arriesgó y eligió a una mujer estadounidense blanca normal, madre de muchos hijos, y que cree en Cristo, ya es un gran problema. Este puede ser un punto de inflexión en la historia de Estados Unidos.

Israel Shamir, 28 septiembre 2020

*

Se puede contactar a Israel Shamir en adam@israelshamir.net

Este artículo se publicó por primera vez en The Unz Review

Publicacion original en espanol: Red Internacional (Traducción: MP)

Featured Posts

If They Are Bombed - They Are Daesh

President Putin is a pirate, no less. In his declaration at the UN, he stole President Bush Jr’s copyrighted 2001 ...

Read More

Ryan Rodrick Beiler / Shutterstock.com

Autumn in Palestine

Autumn is beautiful in Palestine: overripe blue-green figs, unpicked pomegranates pecked by birds, heavy grapes turn red. Now is the ...

Read More

A Syrian Breakthrough

The Russians and their Syrian allies have cut the main supply line of the rebels to the north of Aleppo, ...

Read More

The Liberation of the Slaves

Donald Trump’s electoral victory unleashed pent-up tectonic energies on the unprecedented scale. The world has been changed, much more than ...

Read More

Evan El-Amin  /  Shutterstock.com

Les guerres de genre de H. Clinton

Est-ce que les hommes qui votent pour H. Clinton vont finir en enfer ? Je n'en suis pas sûr. Nous savons ...

Read More

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Israel Shamir © 2016 Frontier Theme